miércoles, 7 de agosto de 2019

El porno daña el planeta


El visionado de vídeos online, sobre todo porno produce emisiones de gases invernadero equivalente a lo producido por el trasporte aéreo de España

En el año 2.019 la utilización masiva de las nuevas tecnologías tiene un impacto medioambiental considerable. Los dispositivos se conectan a la red (tablets, smartphones, videoconsolas) son los responsables del 4% de las emisiones mundiales de gases invernaderos, una cifra mayor a la del trasporte aéreo en España. Por lo que es una cantidad considerable respecto a la crisis climática que tenemos en la actualidad.

Una buena parte de la energía consumida a través de la tecnología digital procede de los vídeos online que ven los usuarios de internet. Esto se produce debido a los requerimientos que necesitan ciertas tecnologías, por ejemplo las que tienen una alta definición de imagen. Dentro de los vídeos online, esto es debido sobre todo a los vídeos porno de distintas plataformas que se alojan en internet (Xvideos, Redtube, YouPorn, Zoofilia XXX, etc). Los cuales generaron el pasado año una cifra de 80 millones de toneladas de CO2 en todo el planeta. Para que se hagan una idea de las cantidades que estamos hablando, el trasporte aéreo en España genera una cantidad de 88 millones, un poco superior a la de los vídeos para adultos.

Este estudio demuestra que en torno al 80% del flujo de datos de las nuevas tecnologías provienen del consumo de distintos contenidos de vídeos, ya sean películas y series online, vídeos de temática para adulto o vídeos en las plataformas de YouTube y Dailymotion. El 20% restante proviene de la mensajería instantánea, envío de correos electrónicos y páginas webs.

Dentro de todo este contenido online de vídeos podemos diferenciarlos en 4 modalidades distintas: los videos alojadores en plataformas para usuarios como Dailymotion y Youtube, las películas y series alojadas en plataformas como Amazon, Netflix, HBO y muchas otras, los vídeos publicados en redes sociales como Facebook, Instagram, y los vídeos de alto contenido sexual alojados en plataformas como YouPorn, Redtube, Fakings o Pornhub.
Una de las cosas a destacar de este informe es que el uso de los vídeos online tienen un alto coste tanto energético como material, por lo tanto es algo que incide directamente como un posible impacto climático. Todos estos vídeos online se almacenan en bases de datos y se transfieren a los distintos dispositivos electrónicos que utilizan los usuarios para el consumo de este tipo de vídeos. Para realizar estas funciones es necesario un consumo de electricidad lo que implica la emisión de CO2.
En la actualidad el 4% del total de las emisiones de gases son producidas por el uso de la tecnología digital y año tras año este % puede ir aumentando debido a la mayor utilización de los dispositivos electrónicos para el consumo de vídeos para adultos de mujeres desnudasPor lo que es posible que este % aumente hasta un 8% igualando a las emisiones que producen la utilización de medios de transporte en el planeta.
Este consumo podría reducirse educando a los usuarios en la utilización de las nuevas tecnologías, por ejemplo utilizándolas solo para un consumo responsable y no para ocio excesivo como sería la visualización de vídeos de incesto u otras modalidades. Es decir, una utilización de los dispositivos electrónicos de una forma lógica. Por lo tanto los usuarios han de reflexionar sobre si están vídeos un vídeos porque ellos quieren, o lo están viendo porque la plataforma de una forma u otra de ha incidido para que tú veas este vídeo.